ENVÍO EN 3-5 DIAS PENINSULA Y BALEARES | CAMBIOS HASTA 3O DIAS NATURALES | PAGA EN 3 PLAZOS SIN INTERES CON ALMA
0 Carrito
Añadir al carrito
    Tiene artículos en su carrito
    Tiene 1 artículo en su carrito
      Total

      Blog Coolligan

      Lily Parr y las once munionettes de la Doyle & Walker Ammunition

      Lily Parr, primera mujer salón de la fama

      Antes de que Alexia Putellas dominara el panorama futbolístico, antes de la aparición de la “invencible” selección americana, antes de que Marta ganara Balones de Oro e incluso antes de Nita Carmona, el fútbol femenino ya contaba con nombres escritos en letras de oro dentro del libro que cuenta su historia.

      La Primera Guerra Mundial cambió el mundo tal y como lo conocíamos y el estilo de vida de la sociedad se vio afectado en cada uno de sus eslabones. Los hombres, padres y maridos fueron reclutados para luchar en el frente y las mujeres, madres y esposas tuvieron que ir a las fábricas a proveer al ejército de lo necesario.


      En ese contexto nace la leyenda de las trabajadoras de la Doyle & Walker Ammunition de Sheffield.

      Ladies Football Club

      El viernes día 6 de abril de 1917, once munionettes, así es como se llamaba a las mujeres que trabajaban en las fábricas de municiones, encuentran una pelota abandonada y deciden pasar sus descansos jugando con ella. Con un horario muy exigente, una sociedad patriarcal y las necesidades de la guerra, esos minutos en los que pueden desconectar de su realidad y permitirse el lujo de enamorarse de una pelota pronto se convierten en su mejor momento del día.

      Con el tiempo, acaban perfeccionando sus habilidades, elevando el nivel del deporte femenino hasta el punto de plantearse, por petición popular, crear una liga “de verdad”. Es de esta manera que nace oficialmente el fútbol femenino, siendo Inglaterra la cuna de este movimiento. 

      Ahí, sin nadie que les diga lo que tienen que hacer, ellas eligen quién es la portera, la defensa, la capitana e incluso la entrenadora, son libres de tomar sus propias decisiones por primera vez en mucho tiempo.

      Consiguieron granjearse el afecto y el cariño de la población que acudía a sus partidos. Surgieron figuras de leyenda que engrandecieron el deporte, como Lily Parr, considerada la primera gran referente dentro del fútbol femenino, con más de 1000 goles anotados, hecho que la convirtió en la primera mujer en ser incluida en el Salón de la fama del Museo Nacional del Fútbol Británico.

      Sin embargo, esta aparición repentina de un deporte femenino atrajo la hostilidad de las instituciones de la época, que no lo consideraban adecuado. Terminada la guerra y con el regreso de los soldados a Inglaterra, el fútbol femenino fue encontrando más trabas en su camino, hasta el año 1921, cuando la federación inglesa de fútbol prohibió esta práctica por considerar “inadecuado” este deporte para las mujeres. El regreso de los hombres a las fábricas y la prohibición de practicar el deporte obligaron a estas grandes futbolistas a volver a ocuparse del hogar.

      Ahora que el fútbol femenino está ganando relevancia en el panorama deportivo mundial, es bueno recordar a aquellas mujeres que tuvieron que resignarse en una época diferente, para que otras puedan llegar a vivir sus sueños. No hay una Alexia Putellas sin una Nita Carmona, no hay una Megan Rapinoe sin una Lily Parr y no hay un fútbol femenino sin las once munionettes de la Doyle & Walker Ammunition.

       Descubre toda nuestra colección Ladies Football Club

      https://coolligan.com/collections/ladies-football-club

      De Amor y Otras Cosas

      Llega Febrero y con él, el famoso día de l@s enamorad@s. Pero, de donde viene esta tradición y que ejemplos podemos ver en el fútbol?

      Pese a la creencia de origen comercial, el día de l@s enamorad@s tiene su origen en la ciudad de Roma, concretamente en el siglo III debido a la muerte de Valentín, un sacerdote sentenciado por celebrar en secreto matrimonios de jóvenes enamorad@s.

      El mundo del fútbol, de vez en cuando, nos sorprende con algunas historias de amor que merecen ser recordadas y poner en valor, ya que a pesar de lo que los medios de comunicación nos quieren contar hoy en día, hay más cosas que nos unen de las que nos desunen.

      Una de estas historias es la del pequeño Santiago Fretes. Pasó en la primavera de 2016 y es un claro ejemplo de amor en el fútbol.

      Santiago es un apasionado futbolero argentino que por aquel entonces tenía la edad de 10 añitos. A Santiago le falta una pierna debido a una malformación genética que nunca le ha impedido seguir con su día a día de manera normal como cualquier otro chico a pesar de tener que utilizar un par de muletas.

      Hincha de Racing Club, Santiago se encontraba viendo el partido de despedida de su ídolo Milito cuya carrera futbolística terminó marcando un gol y llevándose la ovación de toda la hinchada. Junto a él, otro niño que quería ver lo que ocurría en el terreno de juego pero una gran valla le impedía ver lo que allí estaba sucediendo hasta que, en un acto de amor, Santiago le presta una de sus muletas para que pudiera subirse en ella y celebrar todo lo que estaba pasando en el campo.

      ¨Yo estaba viendo a Milito y mi amigo saltaba para asomarse porque no llegaba. Entonces le presté una de mis muletas para que subiera¨ Explicaba después el pequeño.

                                  

       

      Otro claro ejemplo de amor en el fútbol y que suele tener varios representantes en los diferentes equipos es el de las personas que han acompañado a un club durante toda su vida como es el caso de Doña Emilia García Fernández ¨La Pixarra¨ con su querido Real Oviedo.

      Emilia vio nacer al club de sus amores en 1926 y lo acompaño durante toda su vida, en la salud y en la enfermedad, en la riqueza y en la pobreza y en las buenas pero sobre todo en las malas. Un amor tal, que se ganó el respeto y la admiración de todos los aficionados al fútbol en especial del club carbayón.

                                   

       

      Y no solo de los aficionados viene el amor por lo colores sino que también lo encontramos en los propios jugadores. Jugadores ¨One Club Man¨ poco habituales actualmente que han sido fieles a unos colores durante toda su carrera deportiva. 

                                        Paolo Maldini y Franco Baresi (Milan)

                                     

                                                    Francesco Totti (Roma)

                                   

                                                           Sepp Maier

                                   

       

      Y como no, el amor en clave de humor. Esos momentos que siempre serán recordados por los aficionados al fútbol y que formarán parte de nuestros recuerdos más particulares y divertidos.

      Prueba de ello, este video de uno de los programas con mayores momentos divertidos, El Día Después con ¨lo que el ojo no ve¨ del querido Michael Robinson.

       

       

       Febrero es el mes del amor y desde Coolligan nos gustaría que se respirara este ambiente durante todos los años del año. Ahora que los tiempos están un poco revueltos os animamos a poner un poquito de amor en vuestras vidas, con vuestras parejas, amig@s o en vuestro día a día porque como decía el gran Andrés Montes, la vida puede ser maravillosa...

      Regala Emociones, Regala Coolligan!

       

      La camiseta favorita de Diego Armando Maradona

      La camiseta favorita de Diego Armando Maradona
      ¿Argentina siempre ha vestido con la clásica camiseta de bastones celestes y blancos? Hubo un día que esto se quiso cambiar, y hasta el mismísimo Diego Armando Maradona estaba de acuerdo... Entérate de la historia completa.

      Leer más

      La magia de la pelota manchada

      La magia de la pelota manchada

      Se aproxima el verano, y con él, las sonrisas de los más pequeños que se dirigen a su terreno de juego personal más cercano con un balón bajo el brazo. Es verdad que ya no se observa tanto esa estampa de jóvenes jugando en la calle. Pero hasta hace no tanto; verano, calle y sol eran sinónimo de balón Mikasa sobre asfalto o arena. De mochilas o piedras emulando porterías. Decía Maradona que “la pelota no se mancha”, no obstante, el llegar a casa con la pelota, ya de por si era un logro, porque si no se perdía en el fragor de la batalla, lo lógico es que tampoco llegara limpia o en su forma original. Sin duda, el verdadero trofeo de la infancia era llegar con el balón acomodado entre la cadera y el antebrazo. 

      Si las calles hablaran nos saldrían documentales. En cada rincón donde hubo un balón rodando hubo sonrisas. A Fernando, por ejemplo, un niño de calle cubana, no le gustaba jugar en otro sitio que no fuera la calle por que eso “no le permitía deslizarse” y eso le impedía divertirse. Para Fernando, al igual que para muchos otros, la belleza de jugar en el parque es que podían jugar todos. Incluso los que no tenían zapatos. Así lo contaba en la revista cubana ‘El Estornudo’. La pelota se mancha. 

      En mi caso en particular recuerdo esas tardes con cariño. Debajo de mi ventana había un pequeño patio rosado con baldosas onduladas. No había terreno más inestable. Para la generación de niños que vivimos ahí durante esa época, ese patio siempre significará algo más. No había horarios, solo el sonido de un balón botando que indicaba que había alguien jugando, lo cual alentaba al resto de jóvenes a bajar para jugar hasta que el sol desapareciera. Fuimos una generación problemática. Lo que nosotros veíamos como gradas, eran casas donde a nosotros se nos olvidaba que había gente durmiendo. Nosotros no teníamos horarios, pero el resto de mortales sí, y era lógico. Nos cerraron el patio. 

       

      El fútbol nos obligó a vivir el primer momento de nuestras vidas en el que se nos rompe el corazón. Ese fatídico instante donde se cuelga un cartel que reza: prohibido jugar a la pelota. Llamativo que nos afectara tanto, sobre todo teniendo en cuenta que a pocos metros teníamos unas pistas municipales. Pero es que nos habían tocado nuestro escenario donde hacíamos música. Donde lo que menos importaba era el resultado y sobre todo, los recursos. No solo era un terreno de juego, para nosotros, el mejor; sino que además era un foro de debate de lo más mundano que se podía imaginar.

       

      He visto muchos patios desde entonces, algunos incluso, con mejor estética. Supongo que el patio o calle donde uno decide manchar su pelota por primera vez siempre será algo que se guarda dentro del corazón de uno y que es difícil de superar. Sobre todo cuando lo tienes debajo de tu ventana. Hace años que sobre ese patio se rige el silencio más absoluto y los únicos del balón que se aprecian llegan desde lo lejos, de una pista a unos metros de nuestro estadio favorito en el mundo: el patio rosado de tejas onduladas. 

      Es la magia de la pelota manchada la que nos ha despertado la ilusión a muchos, sobre todo por las pequeñas cosas. Por los pequeños momentos y por las cosas nobles. La magia de la pelota manchada que nos hacía olvidar por un momento que éramos niños, que éramos mortales. Nos creíamos estrellas hasta que nuestros padres no llamaban para cenar. 

      No pasa nada, tenemos medias blancas

      No pasa nada, tenemos medias blancas

      La sociedad quiebra en numerosas ocasiones cuando se incumplen ciertas normas en la vestimenta. Algunos de hecho se lo llegan a tomar bastante en serio. Como si se tratara de tomar el control exclusivo del estilo de las personas. Es cierto que la sociedad ha ido evolucionando, aunque, en este caso, se es hasta más crítico en la actualidad.

      Leer más